La Gloria de la Luz del Mundo, la Santa Cena, llena de paz y une a millones con Jesucristo

Guadalajara, JAL. 14 de agosto del 2018. (Berea Internacional).

Con amor manifiesto, con denuedo, con paz, el Excelentísimo Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, Ministro de la Verdad Eterna, encabezó hoy en esta ciudad, como Embajador del Reino de los Cielos, la Santa Convocación 2018, una fiesta espiritual incomparable, en la que niños, jóvenes, adultos y adultos mayores, de distintas razas, posiciones sociales, terminaron unidos con Cristo, al que juntos, rindieron plena adoración, honor y gloria.

¡Cuánta paz quedó en Hermosa Provincia, en los 58 países donde hay Casas de Oración de La Luz del Mundo, y en la tierra misma!

Si el Señor Jesucristo durante su vida en esta tierra se cuestionaba (Lucas 18:8) si cuando Él volviera hallaría fe en la tierra, esa pregunta ayer quedó contestada. El Ángel del Evangelio Eterno, Naasón Joaquín García encabezó un culto inolvidable en el que todo giró en torno a Jesucristo: a su Evangelio, a su sacrificio, y a la Esperanza de Salvación que dejó sembrada a través de sus Apóstoles. Aquí en Guadalajara, al oriente, se escucharon cantos simultáneos de 500 mil almas. Y no solo eso, también sus glorificaciones al Señor, sus oraciones, y su compromiso: predicar a Cristo y predicar con orgullo, que en la tierra hay Siervo de Dios y Apóstol de Jesucristo: Naasón Joaquín García, por gracia de Dios.

Esta fiesta, la más grande de toda la tierra, la que unió a millones de hijos de Dios con su Apóstol y con Cristo, tuvo muchos capítulos en una sola tarde: primero, el Santo Embajador del Reino de los Cielos visitó y habló a los hermanos reunidos en la Colonia Bethel; siguió con los hermanos de la colonia Maestro Aarón Joaquín y llegó a la Hermosa Provincia, en medio de dos columnas interminables de jóvenes que han creído que Jesucristo es el salvador.

Llenas las calles, alegres en el espíritu, los hermanos de la Luz del Mundo saben que la Santa Cena es la Gloria de la Iglesia, el consuelo, el bálsamo delicado y oloroso, la delicia de las almas fieles, el más rico ornato y un tesoro para nosotros, como lo escribió el Ungido de Dios en su carta del 6 de julio a la Iglesia.

Recordó en ella el Varón de Dios que la Santa Cena ofrece la esperanza de Vida Eterna para todos los pecadores, que aplaca la ira de Dios, que conmueve su misericordia, que contiene sus castigos, y nos abarca en la gracia y el perdón.

Pues todo eso ocurrió hoy. Primero, el Apóstol del Señor ungió a diáconos, nuevos Ministros que se suman a los que ya han sido enviados por todo el mundo a predicar la Verdad Eterna. También llegaría el momento sublime, en el que el Amado de Dios bendijo el pan y el vino, que fueron impartidos a la Iglesia, y enseguida el momento glorioso en el que el pueblo del Señor acompañó en oración al Embajador del Reino de los Cielos a participar de este memorial sagrado.

Hoy, en el mundo hay más de 5 millones de personas que son un solo ser con el Apóstol del Señor, con Jesucristo, y con Dios. Son un solo cuerpo, unidos en comunión perfecta.

#ElTiempoAnhelado
#LLDM
#BereaInternacional
“Unidos porque la Iglesia merece lo mejor”

Categories: Oficios

Leave a Reply